Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Aceptar Más info

Para no perder ni una gota de agua,

coloca el dispositivo en posición vertical.

; )

Lo sentimos, nuestra web no es muy amiga de Internet Explorer. Por favor, utiliza otro navegador.

Ir a la tienda

08 de abril, 2019

#DeRutaConFuensanta en les Foces del río Pendón

Duración 3h30’

Distancia 8,6 kms

Dificultad baja

La Ruta de les Foces del río Pendón es ideal para hacerla en un día. Prepara una mochila con un bocata, una botella de agua mineral natural de Fuensanta, y ponte en marcha. Recorrerás un espacio paradisíaco, repleto de escenas de postal. No es raro ver ciervos en algunos puntos del trayecto, así que ten preparada la cámara de fotos en todo momento. Una cuarta parte del recorrido es en pendiente, tenlo en cuenta si decides hacer una excursión familiar.

Es una ruta circular, empieza y termina en la planta donde embotellamos el agua mineral natural de Fuensanta. En el parking puedes dejar tu coche sin problema. Tras cruzar el puente sobre el río Pra veremos el cartel que anuncia el inicio de la senda. Tomamos el camino de la izquierda. Durante dos kilómetros caminaremos entre bosques centenarios de castaños hasta llegar al Collado los Fornos, desde donde podemos ver el camino sobre el río labrado en la roca por el que seguiremos la ruta. Nos ponemos en marcha y comienza el espectáculo visual: al adentrarnos en la foz, rodeados de un bosque de robles y hayas, nos encontramos con una cascada que cae sobre el camino. Toca sacar fotos y dar un trago de agua.

Continuamos, y ahora toca pasar por unos cuantos puentes, uno de ellos sobre el río Pendón. Pronto llegaremos a la zona más alta de la ruta, desde donde podremos observar todas las foces del río. Medio kilómetro más adelante está el Mayáu Pastor, donde podemos ver las cabañas que utilizan los pastores de la zona. Es buen momento para reponer fuerzas. Las vistas merecen la pena.

Estamos a un kilómetro y medio de Tabléu, zona de brañas. Más adelante llegamos a otro punto con vistas impresionantes: con las vegas de Nava a un lado, y la Sierra del Sueve al otro, además del Palacio de la Ferrería, donde según la leyenda nació Doña Jimena, esposa del Cid. Poco después volvemos al punto de inicio, la planta de Fuensanta. La mochila va menos cargada, pero la memoria de nuestra cámara está repleta de buenas fotografías. ¡#DeRutaConFuensanta y las pilas recargadas!